Esta tarde solicitarán prisión preventiva contra La Falacia

34

La medida de coerción contra Luis Alexander Lamber, alias La Falacia, acusado de participar en el atraco que dejó herido al el oficial de la seguridad de los suegros del presidente Danilo Medina, sería conocida esta tarde.

Lamber, alias La Falacia, se entregó a las autoridades ayer, luego de que el director de la Policía Nacional le hiciera una advertencia.

La Fiscalía de Santo Domingo informó este martes que la solicitud de la medida coercitiva será presenta al caer la tarde ante la Oficina de Atención Permanente de esta jurisdicción.

Asimismo, comunicó que solicitará al tribunal que le sea impuesta un año de prisión preventiva.

El imputado está acusado de participar junto a Lisa Marina Elías García y el occiso Osmil Eduardo García, alis Tiki Tiki,  abatido por la Policía en un intercambio de disparos, de herir de bala al mayor del cuerpo del orden Domingo García Sigilio para despojarlo de su arma de reglamento.

El hecho ocurrió el pasado jueves 30 de abril cuando García Sigilio  laborara como seguridad de los padres de la Primera Dama en el sector El Rosal de Alma Rosa II, municipio Santo Domingo Este.

La Falacia se entregó a las autoridades en la casa del activista de los Derechos Humanos, Virgilio Almánzar, en el ensanche Ozama, Santo Domingo Este.

El joven, quien es padre de tres hijos, pidió que no le hagan daño.

“Yo no quiero que me maten en la calle, me iban a matar, como quiera me van matar, yo sé que me van matar, cayendo preso, como quiera”, indicó.

La madre de La Falacia, Natividad Lambert, dijo que la Policía lo que está buscando es que otros delincuentes del barrio de Guachupita maten a su vástago haciéndoles creer que éste los está delatando.

La señora Lamber hizo la denuncia porque luego de la entrega de su hijo, fue trasladado al destacamento policial del Ensanche Felicidad, del sector Los Mina, donde posteriormente fue llevado a Guachupita donde residía, retornándolo una hora después.

Según ella, lo pasearon por el barrio “para que en la cárcel se lo coman con yuca”.

Ayer, Lisa Marina, compañera del imputado, fue enviada por un año como medida de coerción al Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo-Mujeres en San Cristóbal.

Por favor comparte: